viernes, 3 de febrero de 2012

38, 38, 40, 40, 37, 39, 37, 39, 66, 65, 13

Y aunque no sucede nada en los alrededores,
el mundo no es más pobre en sus detalles,
Wislawa Szymborska, “Puede ser sin título

han demolido recientemente un edificio y, al bajar por el lateral de Bosch por las mañanas, el solar que todavía tapiza con escombros la tierra removida emana una claridad inusual sobre todo pasadas las ocho. ésta, combinada con el olor cada día un poco más sordo de la tierra, convierte el corto intervalo del tránsito en algo sensiblemente más intenso

furrows

pero hoy lo que me ha sorprendido es la danza del konami code. como nunca he sido aficionada a los videojuegos, hacer bailar los dedos al son del código konami me ha retrotraído a lejanas coreografías de canciones infantiles. ha sido curioso verlas despertar desde lo más geek que hay en (realmente una alegría para la tarde de documentación en torno a atajos del teclado)

river

Recuperar el placer bajo la seriedad de la vida y recuperar también la conciencia de las apariencias. No hay placer sin juego; no hay placer sin esa distancia que permite decidir participar. Chantal Maillard, Filosofía en los días críticos, #313